Denuncian aplicación de inyección letal en hospital de Ovalle

01- 03- 11 hospitalEn una carta al director enviada a OvalleHoy.cl, el señor Carlos Santelices Gaitero realizó esta grave acusación, asegurando que un paciente internado en el Hospital Antonio Tirado Lanas habría fallecido luego que se le inyectara  “cloruro de potasio”, componente que según él  es utilizado “en las inyecciones letales que se les aplica a los condenados a muerte en los EE.UU”.

Frente a estas declaraciones el director del hospital Pablo Gacitúa descartó de plano estos hechos y admitió que “aquí hay claramente un error de medicación que se notificó oportunamente” y aseguró que se han tomado las medidas administrativas que corresponden y al mismo tiempo dijo que “me parece que la aseveración que hace esta persona en su carta obviamente tiene otra intención, no es un juicio sano”.

A continuación reproducimos íntegramente la carta del señor Santelices Gaitero.

“Sr. Director: 

Con el mayor respeto posible he decidido hacer público una situación de máxima gravedad,  ocurrida en el Hospital de Ovalle, que ocasionó el deceso de un paciente, según la Dirección del establecimiento por un error, al confundir una inyección que debía inyectársele y aplicar un procedimiento errado una técnico paramédico, no autorizada por el protocolo para ello.

Al paciente en cuestión MARIO F. GONZALEZ MOLINA, encontrándose en proceso de recuperación y acompañado de su cónyuge, aproximadamente a las 20.00 horas del 26 de octubre pasado, se le aplicó vía endovenosa, dos bolos de cloruro de potasio, abandonando alarmada la sala quien ejecuto el acto, al quejarse de inmediato este y presentar abundante sudoración, falleciendo en pocos segundos pese a los esfuerzos de auxiliarlo de parte de su señora y enfermos de la Sala.

Quien lo inyectó, expresó que la inyección  había sido  prescrita por un médico de turno, pero ello no consta en su ficha médica. Ahora bien, el cloruro de potasio es utilizado en las inyecciones letales que se les aplica a los condenados a muerte en los EE.UU, y por razones de humanidad lo complementan con tiopental sólido y bromuro de pacunorio, para restar sufrimientos al condenado, lo que hace suponer que este daño fue mayor en un enfermo que esperaba sanación al que debe soportar el que paga gravísimas culpas con la sociedad.

Extraña que su certificado de defunción, señale como causa de muerte “Infarto al Miocardio”, y no “paro cardiaco por aplicación de cloruro de potasio”, que es lo real, lo que hace preguntar: ¿Si no hubiese estado la señora presente, se le hubiese informado a la familia lo efectivamente acontecido, ya que la prescripción no se registra en la ficha? y según declaró la viuda en la Fiscalía, el día del fatal suceso se percató que su ficha contenía un electrocardiograma que no le correspondía, lo que podría permitir atribuir a un infarto la causa de su muerte, ya que los “paros cardiacos no producen infartos”, sino al revés, los infartos pueden producir paros cardiacos.

Saluda atentamente a Ud., 

Carlos Santelices  Gaitero”.

Director del hospital aclara los hechos

Luego de conocer las graves acusaciones expuestas en esta carta, OvalleHoy.cl conversó con Pablo Gacitúa director del recinto hospitalario, quien dijo que le sorprendía “que se hable de la aplicación de una inyección letal, el hospital es un lugar donde las personas vienen en búsqueda de resolver sus problemas de salud”, además  que con ello se supone que estarían “desarrollando actividades de asistencia a un mejor morir y en realidad eso no ocurre”, manifestó enfáticamente.

Con respecto a lo ocurrido con el paciente el profesional comentó que “efectivamente tuvimos un evento adverso” y “asumimos que desgraciadamente hay un error de medicación que terminó con el deceso de una persona hospitalizada”, a lo que agregó que a veces algunos de los medicamentos utilizados en el hospital pueden generar alergias que llegan a tener una reacción que desencadena la muerte.

Frente a estos hechos Gacitúa aseguró que se cumplió con las diligencias de rigor ordenando la instrucción de un sumario para establecer si existen responsabilidades administrativas.

Al mismo tiempo señaló que personalmente conversó con la viuda y los hijos del paciente fallecido para informarles la situación en la que se encontraban y los orientó sobre qué acciones legales podían seguir “porque es cierto que no nos gusta que ocurran estas cosas pero también tenemos que ser transparentes y explicarles cuáles son las posibilidades que tienen como familia, los  procesos de mediación y por supuesto que si estimaban que aquí había un cuasi delito de homicidio, correspondía que hicieran la denuncia en el ministerio público”, afirmó Gacitúa.

Sumario administrativo e investigación judicial

De acuerdo a la información entregada por el director del hospital en este momento se encuentra en pleno desarrollo el trámite del sumario administrativo, el mismo que tiene un plazo de 20 días hábiles para que el fiscal realice todas las diligencias investigativas y llegue a una conclusión, la cual puede terminar en una propuesta de sanción si se estima que hay una falta administrativa de algún funcionario.

Por otra parte, la familia del paciente fallecido optó por la vía legal para esclarecer las causas de su muerte, ante lo cual Gacitúa dijo que  “la fiscalía local ya nos pidió los antecedentes del caso y  por supuesto ya los entregamos, porque nuestro ánimo no está en esconder estos hechos sino que ser transparentes y dar las facilidades para que quienes tengan que hacer las diligencias que correspondan lo puedan realizar”, afirmó.

En cuanto al diagnóstico médico y  las condiciones de salud que presentaba el paciente antes de su deceso Gacitúa señaló que hay antecedentes que no puede entregar porque se lo impide la ley de derechos y deberes y que los informes clínicos de la ficha médica sólo se proporcionan al afectado, y en este caso particular una copia fue puesta a disposición de los familiares del difunto y a la fiscalía que la requiere con autorización judicial.

Reacciones frente a la carta

Al consultarle a Gacitúa su parecer sobre la carta al director enviada por el señor Carlos Santelices Gaitero, el profesional dijo que se reservaba su opinión y que sólo podía decir que “frases sacadas de contexto podrían generar pésimo juicio en el público por lo tanto yo creo que tiene que hacerse cargo de lo que dice (Santelices Gaitero) y asumir la responsabilidad por sus palabras”.

Al preguntarle si piensa que con esto el autor de la misiva está tratando de generar una alarma pública el director del hospital dijo que “habría que preguntarle a él cuál es la motivación que tiene”, agregando además que “no puede ser que uno piense que en el hospital estamos matando gente, porque en buenas cuentas yo puedo leer de lo que él dice que aquí se están aplicando inyecciones letales, que estamos matando gente y eso no es así. La muerte obviamente puede ser un resultado en un hospital”.

Por último dijo que “es de cuidado que alguien quiera manifestar que hay una intencionalidad, cuando uno conversa con el personal del hospital se da cuenta que ninguno de ellos viene a trabajar para causarle daño a alguien, me parece que la aseveración que hace esta persona en su carta obviamente tiene otra intención, no es un juicio sano y no contribuye a recuperar la confianza de la comunidad en nuestro hospital”, concluyó Gacitúa.

Por Claudia Guerra C. y Angelo Lancellotti G.